Fotografía en blanco y negro de Wallace C. Abbott.  Tiene el pelo oscuro y corto y un gran bigote oscuro y lleva gafas y una camisa blanca, un traje con chaleco y corbata.

Nuestra herencia

notch-right

En 1888, el médico y propietario de farmacia, Dr. Wallace C. Abbott, comenzó a producir medicamentos científicamente formulados con el objetivo de proporcionar tratamientos más eficaces tanto a los pacientes como a los médicos que los atendían

Con el liderazgo pionero del Dr. Abbott, nuestra empresa fue una de las fundadoras de la práctica científica farmacéutica. Desde entonces,se ha ido ampliando su negocio para responder a las necesidades sanitarias que han ido aumentando en todo el mundo, mediante la conquista de nuevas áreas de la investigación médica. Al entrar continuamente en nuevos espacios (tanto científicas como geográficas), hemos establecido una larga tradición ayudando a la gente a vivir vidas más sanas en todo el mundo.

NUESTRA HISTORIA DE PROMOVER EL POTENCIAL HUMANO
El espíritu emprendedor, innovador y la preocupación por las vidas humanas del
Dr. Abbott siguen vivas en nuestra actividad comercial y en nuestras contribuciones a la medicina. A continuación puede leer acerca de los momentos históricos que destacan en nuestra búsqueda de lo extraordinario a lo largo de los años.

  • 1888: El Dr. Wallace C. Abbott, médico de 30 años, produce los gránulos medicinales Alkaloidal en la trastienda de su farmacia People's Drug Store, en Chicago. Sus remedios contienen principios activos de plantas y hierbas. Las ventas totales del primer año alcanzan los 2000 USD.
  • 1894: Se crea la empresa Abbott Alkaloidal Company. Abbott se convierte en una editorial médica, además de fabricante.
  • 1907: Se realiza la primera ampliación fuera de Estados Unidos, abriendo una oficina en Londres, Inglaterra.
  • 1916: Producción de nuestro primer medicamento sintético, Chlorazene, un antiséptico revolucionario desarrollado por el químico británico Dr. Henry Dakin para tratar a los soldados heridos en la Primera Guerra Mundial.
  • 1922: Los científicos Dr. Ernest Volwiler y Dr. Roger Adams desarrollan Butyn, el primero de una larga lista de anestésicos revolucionarios de nuestra empresa.
  • 1929: La compañía saca acciones a oferta pública por primera vez en el año del crack bursátil que dio inicio a la Gran Depresión. Aunque la coyuntura no parecía propicia, nuestras acciones ganaron en valor desde el primer día: hasta alcanzar 10 000 veces su valor inicial por ahora.
  • 1932: La ampliación continúa incluso durante los momentos más duros de la Gran Depresión gracias a nuestro liderazgo en nuevos campos, como el de las vitaminas y las soluciones intravenosas. La revista Nation’s Commerce señalaba: “Muy pocas organizaciones industriales del país pueden demostrar un historial tan sólido el pasado año como el logrado por Abbott Laboratories”.
  • 1935: Introducimos el pentotal, que sería el anestésico de referencia mundial durante años, y que ganaría un puesto para nuestros inventores, el Dr. Volwiler y el Dr. Donalee, en el Salón Nacional de la Fama de Inventores de los EE. UU.
  • 1942: A instancias del Gobierno de los EE. UU., Abbott se une a un consorcio de fabricantes farmacéuticos para incrementar la producción de penicilina para su uso en tiempos de guerra. Juntos, aumentamos la producción más de un 20 000 %.
  • 1959: Adoptamos nuestro logotipo de Abbott, la “A”, que se convertiría en un clásico del diseño industrial que sigue siendo el pilar de nuestra identidad visual hasta la fecha.
  • 1960: La reinvención de la empresa durante los 60 bajo la presidencia de George Cain se recoge en el best-seller de 2001, Good to Great: Why Some Companies Make the Leap... and Others Don’t. Su autor, Jim Collins, nos elige como una de las 11 empresas, de un total de 1435, que contaban con la calidad de producto, servicio, de organización y de personal adecuada para generar un auténtico gran rendimiento.
  • 1964: La adquisición de M&R Dietetics, con su popular leche materna para bebés, Similac, nos convierte en líderes en nutrición.
  • 1972: Introducción del analizador químico de sangre ABA-100 y de Ausria, una innovadora prueba de radioinmunoensayo para detectar la hepatitis en el suero. Ello marca el comienzo de nuestro negocio de diagnóstico moderno, en el que pronto nos convertimos en líderes mundiales.
  • 1985: Aprobación por parte de la FDA de la primera prueba con licencia para identificar el virus del VIH en sangre, lo que ayuda a garantizar la seguridad del suministro sanguíneo. Este es uno de nuestros mayores logros y la primera victoria médica significativa contra lo que hasta entonces había parecido una amenaza imparable.
  • 1998: Introducimos Glucerna, un conjunto de cereales, batidos y barritas saludables formulados específicamente para diabéticos y para otras personas con restricciones dietéticas.
  • 2002: Aprobación de la FDA de Humira, el primer fármaco de anticuerpos monoclonales totalmente humano. Se convertiría en el producto farmacéutico líder del mundo.
  • 2006: Lanzamiento del stent liberador de medicamento Xience V. Se convertiría en el líder del mercado.
  • 2010: Seguimos centrados en nuestro aspecto global a medida que nos convertimos en la empresa farmacéutica más grande de la India, el segundo país más grande del mundo.
  • 2013: Empezando una nueva era para Abbott, como empresa más internacional y más centrada en el consumidor que nunca, a partir de nuestro antiguo negocio farmacéutico, se creó una nueva empresa, AbbVie, incluida en Fortune 200.

UN FUTURO LLENO DE POSIBILIDADES
Durante más de 125 años, nos hemos adaptado a un entorno cada vez más complejo de atención sanitaria, manteniendo nuestro enfoque donde debe estar: ayudar a la gente a tener la mejor salud posible, en todas las etapas de su vida y en todo el mundo. Y seguiremos persiguiendo este objetivo en el futuro.

  • share Compartir
  • print Imprimir
  • download Descargar
Debe dar un paso más por estas familias. No podemos consentir que estos niños tengan trastornos, que tengan limitaciones para todo lo que hacen.
true
accessibility

Está a punto de salir de esta página web y acceder a la página web de Abbott específica para esta región o país

Tenga en cuenta que la página web a la que va a acceder está concebida para los residentes de un país o países particulares, como se advierte en el sitio. Por tanto, la página puede contener información sobre productos farmacéuticos, productos sanitarios u otros productos o usos de esos productos que pueden no estar aprobados en otros países o regiones.


Asimismo, la página web a la que desea acceder puede no estar optimizada para el tamaño de su pantalla.

¿Desea continuar y abandonar esta página web?

accessibility

Está a punto de abandonar los sitios web de la familia de Abbott y de acceder a una página web de terceros

Los enlaces que le lleven fuera de nuestros sitios web internacionales no está controlados por Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios o de cualquier otro enlace de dicho sitio. Abbott le facilita estos enlaces solo para su comodidad, y la inclusión de cualquier enlace no implica la aprobación por parte de Abbott del sitio al que conduce el enlace.


Asimismo, el sitio web al que desea acceder puede no estar optimizado para el tamaño de su pantalla.

¿Desea continuar y abandonar esta página web?