Alt

ANTICUERPOS: AYUDANDO EN LA LUCHA CONTRA LA COVID-19

Los anticuerpos son esenciales para la salud. Vamos a analizar lo que son, cómo se generan y por qué son importantes.

Un único estornudo puede dispersar decenas de miles de partículas en el aire. Y cualquiera de estas partículas podría enfermar a una persona.

¿Pero qué sucede exactamente dentro del cuerpo cuando lo invade un virus? ¿Y qué tiene que ver con los anticuerpos?

No se pierda esta rápida y sencilla explicación de lo que son los anticuerpos y cómo pueden ayudar. 

1. Todo comienza con un virus. Los virus son diminutos; miles de millones podrían alojarse en la cabeza de un alfiler. Los virus respiratorios como el SARS-CoV-2, que causa la COVID-19, se suelen propagar a través de la tos, los estornudos, al hablar o incluso al respirar, cuando dispersamos por el aire pequeñas gotas que contienen el virus.

2. La invasión. Cuando las partículas víricas entran en el cuerpo, invaden las células y crean millones de copias de sí mismas.

3. El papel del sistema inmunitario. Las células inmunitarias (leucocitos) vigilan el torrente sanguíneo en busca de sustancias extrañas conocidas como antígenos, que pueden ser virus, bacterias o sustancias químicas. Cuando se detecta un antígeno, las células inmunitarias dan la alarma.

4. Es hora de intervenir. El sistema inmunitario activa una respuesta para atacar al invasor, lo que suele desencadenar fiebre, dolores corporales y la producción de anticuerpos.

5. El equipo A. Los anticuerpos son proteínas producidas en respuesta a un invasor específico, un antígeno. Los anticuerpos IgM se generan en primer lugar cuando el cuerpo combate activamente la infección. A continuación, se generan los anticuerpos IgG, una vez transcurrida la infección aguda. Los anticuerpos IgG tienen la capacidad de proporcionar inmunidad a largo plazo frente al virus. En el caso de la COVID-19, aún se sigue estudiando, pero esperamos tener una respuesta sobre la inmunidad próximamente. 

6. Anticuerpos en acción. Los anticuerpos circulan por la sangre, a la caza de los antígenos que reconocen. Cuando se descubre un antígeno familiar, los anticuerpos pueden detener el acceso o el daño a las células. ¿Y esto qué significa? Tener una cantidad suficiente de los tipos de anticuerpos adecuados puede proteger a una persona de enfermar más de una vez por el mismo virus. De nuevo, la ciencia tiene aún que determinar si esto sucede también con la COVID-19.

El test de anticuerpos de Abbott para el SARS-CoV-2 ayuda a los profesionales sanitarios de todo el mundo a determinar si una persona ha estado infectada anteriormente con el virus que causa la COVID-19. También ayuda a las comunidades a determinar cuántas personas han tenido el virus.

Hay diferentes test que se utilizan para detectar la COVID-19. Entre ellos se incluyen los test moleculares que detectan el material genético del virus y de los antígenos.

Descubra más sobre los test de anticuerpos de Abbott y el motivo de su importancia.

true
accessibility

Está a punto de salir de esta página web y acceder a la página web de Abbott específica para esta región o país

Tenga en cuenta que la página web a la que va a acceder está concebida para los residentes de un país o países particulares, como se advierte en el sitio. Por tanto, la página puede contener información sobre productos farmacéuticos, productos sanitarios u otros productos o usos de esos productos que pueden no estar aprobados en otros países o regiones.


Asimismo, la página web a la que desea acceder puede no estar optimizada para el tamaño de su pantalla.

¿Desea continuar y abandonar esta página web?

accessibility

Está a punto de abandonar los sitios web de la familia de Abbott y de acceder a una página web de terceros

Los enlaces que le lleven fuera de nuestros sitios web internacionales no está controlados por Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios o de cualquier otro enlace de dicho sitio. Abbott le facilita estos enlaces solo para su comodidad, y la inclusión de cualquier enlace no implica la aprobación por parte de Abbott del sitio al que conduce el enlace.


Asimismo, el sitio web al que desea acceder puede no estar optimizado para el tamaño de su pantalla.

¿Desea continuar y abandonar esta página web?